ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2015 > 2015/03 > Los constructores al servicio del dictador

Delirio urbano en turkmenistán

Los constructores al servicio del dictador

La ausencia total de libertad y el culto caricaturesco a la personalidad no han impedido a Turkmenistán mantener buenas relaciones tanto con los occidentales como con los rusos o los chinos. Este país neutral de Asia Central, con un subsuelo repleto de gas, constituye un cliente de lujo para las empresas extranjeras que, a semejanza del líder francés de la construcción, saben no hacer demasiadas preguntas.

por David Garcia, marzo de 2015

Veintiuno de diciembre de 2006. La televisión estatal anuncia una y otra vez la muerte del presidente de Turkmenistán, Saparmurat Niyazov. “Estamos todos en estado de shock”, declaraba entonces a la Agencia France-Presse un alto dirigente gubernamental. En Bouygues también cunde la consternación. Y con razón.

Instalado desde 1994 en esta república gasera de Asia Central, el grupo francés de la construcción veía así desaparecer un cliente fiel. El Turkmenbachi, autoproclamado “padre de los turcomanos”, nunca había reparado en gastos. Potentado megalómano que reinó con mano de hierro sobre una población reducida a la servidumbre, Niyazov no cesó de inundar la capital de edificios prestigiosos. Un opulento palacio presidencial, ministerios suntuosos, un banco central en forma de lingote, una casa de periodistas adornada con su perfil, etc. Prestatario diligente, Bouygues cubrió la capital Asjabad con un manto de lujo. En el transcurso de las dos últimas décadas, la empresa francesa ha (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.