ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2015 > 2015/03 > Deuda pública, un siglo de enfrentamientos

Todas las deudas deben ser pagadas, salvo…

Deuda pública, un siglo de enfrentamientos

El fracaso de sus políticas ha privado a los partidarios de la austeridad del argumento del buen sentido económico. De Berlín a Bruselas, los gobiernos y las instituciones financieras fundan a partir de ahora su evangelio sobre la ética: Grecia debe pagar, es una cuestión de principios. La historia muestra, sin embargo, que la moral no es el árbitro principal de los conflictos entre acreedores y deudores.

por Renaud Lambert, marzo de 2015

Hubo un tiempo en el que los Estados se liberaban fácilmente de la carga de la deuda. A los reyes de Francia, por ejemplo, les bastaba con ejecutar a sus acreedores para sanear sus finanzas: una forma incipiente, pero común, de “reestructuración”. El derecho internacional privó de esa salida a los deudores y agravó incluso su situación al imponerles el principio de continuidad de los compromisos.

Aunque los juristas se refieran a esta obligación por medio de la fórmula latina –Pacta sunt servanda (“Los convenios deben ser respetadas”)–, las traducciones más diversas han circulado en el transcurso de las últimas semanas. Versión moralizadora: “Grecia tiene el deber ético de pagar su deuda” (Frente Nacional). Versión nostálgica del patio de recreo: “Grecia debe pagar, son las reglas del juego” (Benoît Coeuré, miembro del directorio del Banco Central Europeo). Versión insensible a la susceptibilidad popular: “Las elecciones no cambian nada” respecto a los (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

Recuadro

Por ejemplo