ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2014 > 2014/06 > ... y diez amenazas a los pueblos europeos

Los peligros del Acuerdo Transatlántico

... y diez amenazas a los pueblos europeos

por Wolf Jäcklein, junio de 2014

1. Infracción de los derechos fundamentales del trabajo. Estados Unidos sólo ha ratificado dos de las ocho normas fundamentales de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que buscan proteger a los trabajadores. Por su parte, todos los países miembros de la Unión Europea (UE) han adoptado las reglamentaciones promovidas por el organismo de las Naciones Unidas. La historia sugiere que la “armonización” a la que conducen los tratados de libre comercio tiende a hacerse sobre la base del mínimo común denominador. Los asalariados europeos pueden pues temer una erosión de los derechos de que gozan actualmente.

2. Degradación de los derechos de representación colectiva de los asalariados. La lógica del ATCI es erradicar las “barreras” que frenan el flujo de mercaderías entre los dos continentes. Esto facilitará a las empresas la posibilidad de elegir la localización de sus centros de producción en función de los “costes”, principalmente sociales. Ahora bien, los (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

DossierLos peligros del acuerdo transatlántico

La negociación de un Acuerdo Transatlántico para el Comercio y la Inversión (ATCI) entre Estados Unidos y la Unión Europea confirma la voluntad de los neoliberales de transformar el mundo. Ponen los tribunales al servicio de los accionistas (leer los artículos "Tribunales para atracar a los Estados" y "Té, pastas e ideas brillantes en el hotel Shangri-La"), guardan silencio sobre el acuerdo y dejan (...)
  • Los poderosos rediseñan el mundo

    Serge Halimi
    La negociación de un Acuerdo Transatlántico para el Comercio y la Inversión (ATCI) confirma la voluntad de los neoliberales de transformar el mundo. Ponen los tribunales al servicio de los accionistas, guardan silencio sobre el acuerdo y dejan la democracia al cuidado de los lobbies…
  • La globalización feliz: instrucciones de uso

    Raoul Marc Jennar y Renaud Lambert
    Según la secretaria de Estado francesa para el Comercio Exterior, los debates en torno al proyecto del acuerdo transatlántico pecan de una presentación “inútilmente angustiante”. Entonces, ¿de qué trata exactamente este acuerdo?

    Recuadro: Décadas de preparativos

  • Diez amenazas al pueblo estadounidense...

    Lori Wallach
    Desmantelamiento de las nuevas regulaciones sobre las finanzas, riesgo de “vaca loca” y de comercialización de leche contaminada, aumento de la dependencia del petróleo, medicamentos menos seguros, etc.

    Recuadro: Décadas de preparativos

  • Tribunales para atracar a los Estados

    Benoît Bréville y Martine Bulard
    La idea de que las multinacionales lleven a los propios Estados ante los tribunales para imponer su ley y hacer valer sus “derechos” no es ninguna sorpresa: ya hay más de quinientos casos en todo el mundo.
    Miniatura del mapa

    Cartografía: Arreglo de diferencias relativas a inversiones

  • Té, pastas e ideas brillantes en el hotel Shangri-La

    Renaud Lambert
    ¿Qué se dicen los miembros de lobbies, directivos y dirigentes políticos cuando se reúnen en los salones de los hoteles?
  • Silencio, estamos negociando por vosotros

    Martin Pigeon
    Las discusiones en torno a este proyecto se han mantenido en secreto durante mucho tiempo, suscitando así inquietudes más que legítimas.

    Recuadro: Carta (imaginaria) de Tonsanmo a sus accionistas

  • Napoleón III eligió el librecambio

    Antoine Schwartz
    Ya en el siglo XIX, los librecambistas y los proteccionistas se machacaban entre ellos en la prensa.

    Recuadro: Carta (imaginaria) de Tonsanmo a sus accionistas

  • Los tres actos de la resistencia

    Raoul Marc Jennar
    Los políticos nacionales, los diputados europeos y los propios gobiernos disponen de diversas opciones para oponerse al proyecto del acuerdo transatlántico.