ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2014 > 2014/06 > Balones, millones y exageraciones

Contrapoderes en las gradas

Balones, millones y exageraciones

Desde la caída del Muro de Berlín, la normalización de Europa Central y Oriental también incumbe al fútbol. Aunque durante mucho tiempo sus grandes clubes han tenido una estructura diferente a la del Oeste, actualmente se han convertido en el capricho de oligarcas con fortunas conseguidas a veces de forma cuestionable.

por Balthazar Crubellier, junio de 2014

La mayoría de los clubes de fútbol de Europa Occidental construyeron su identidad en torno a ejes geográficos, culturales o, eventualmente, políticos. Así, el Olympique de Marseille en Francia o el Manchester United en el Reino Unido se distinguen por su oposición a los equipos de la capital; en España, el Athletic de Bilbao es conocido por contratar exclusivamente a jugadores de “nacionalidad” vasca. En cambio, en el Este los grandes clubes provienen de asociaciones vinculadas a importantes cuerpos del Estado o de profesiones que determinan sus nombres. Todavía en la actualidad, los CSKA (abreviación de “Club Deportivo Central del Ejército”), Lokomotiv (“Ferroviarios”), Dynamos (Ministerio del Interior) son legión. Por supuesto, existen variantes locales: el Steaua de Bucarest (Rumanía) o el Dukla de Praga (República Checa) provienen también de instituciones militares pero no tomaron la denominación habitual, al igual que el Honved de Budapest (Hungría). En Yugoslavia, el Partizan de (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.