ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2014 > 2014/06 > Alarmas israelíes

Boicot, desinversión y sanciones

Alarmas israelíes

El cuerpo diplomático estadounidense finge haber descubierto la política de hechos consumados de Tel Aviv y los efectos destructores de la colonización. Para acabar con la impunidad de Israel y hacer que respete el derecho internacional, un gran número de agentes económicos, culturales o políticos ya han recurrido a otros métodos.

por Julien Salingue, junio de 2014

El 4 de marzo de 2013, el primer ministro israelí intervenía, como cada año, en la conferencia del American Israel Public Affairs Committee (AIPAC), el principal lobby pro-Israel en Estados Unidos. Las temáticas abordadas por Benjamín Netanyahu durante su discurso poco sorprendieron a los observadores: defensa de la seguridad de Israel, Siria, cuestión nuclear iraní, exigencias respecto de los negociadores palestinos, etc. Pero, junto a estos temas “clásicos”, surgía uno nuevo: la campaña internacional “Boicot, Desinversión y Sanciones” (BDS) impulsada contra la política de Israel. Estas siglas fueron mencionadas en dieciocho ocasiones; este asunto ocupó, en definitiva, la cuarta parte del discurso del primer ministro.

La campaña BDS, iniciada en julio de 2005 por 172 organizaciones de la sociedad civil palestina, exige “sanciones no violentas (…) impuestas hasta que Israel cumpla con su obligación de reconocer el derecho inalienable de los palestinos a la autodeterminación y respete íntegramente los preceptos del (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.