ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2014 > 2014/06 > ¿Comerciantes o piratas?

¿Comerciantes o piratas?

Primavera de 1595, una flotilla holandesa zarpa hacia las Indias orientales para establecer una ruta comercial de la pimienta. En conflicto con la corona española, que monopoliza la importación de especias de Oriente a Europa, Holanda quiere obtener la mercancía en el origen. Quince meses más tarde, el capitán Cornelis de Houtman atraca en Bantén, una ciudad portuaria de la isla de Java…

junio de 2014

Al día siguiente, justo antes de pisar esas tierras por primera vez, Houtman llevó a cabo una pequeña y sorprendente ceremonia en medio del puente superior del buque insignia: nombró capiteyns a sus marineros y se otorgó el rimbombante título de capitán mayor –calco del título de capitão mor que ostentaban los comandantes de las grandes flotas reales del Asia portuguesa. Mediante este ritual improvisado, los comerciantes se ennoblecieron ante su patrón. Su llegada a la ciudad indonesia se convirtió en un desfile de pompa y ostentación, haciendo gala de una concepción más bien personal de lo que era el protocolo de los Estados Generales de Ámsterdam o de la corte de Bruselas. Houtman, ataviado con una capa de terciopelo y gorguera, desfilaba seguido de otros ocho marineros vestidos con librea de raso y una espada al cinto. Además, iba flanqueado por un mozo que le llevaba la sombrilla y (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

P.-S.

Este fragmento está extraído de la obra de Romain Bertrand, L’Histoire à parts égales, Seuil, París, 2011.