ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2014 > 2014/06 > Un retrato de Rusia por su calefacción

UN SERVICIOBLICO POPULAR, PERO ABANDONADO

Un retrato de Rusia por su calefacción

Por medio de la restauración de la autoridad y las finanzas de Rusia, el presidente Vladímir Putin ha sabido ganarse la confianza de la población a pesar de sus derivas autocráticas. Sin embargo, la cuestión de la calefacción urbana pone de manifiesto que la renovación de la capacidad de inversión pública no se aprovecha del todo para mejorar los servicios básicos. La tentación de liquidar los bienes públicos en manos privadas sigue siendo fuerte. Parece que la eficacia energética puede esperar.

por Régis Genté, junio de 2014

En invierno, la mayor parte de los ciudadanos rusos anda por su casa en camiseta, pantalones cortos o ropa liviana, la ventana… entreabierta. Afuera, en Siberia, la temperatura ronda los 40 ºC bajo cero, con frecuencia menos 25 ºC en Moscú. Pero en las viviendas, a veces el calor es tan asfixiante que hay que dejar que se cuele un hilito de aire helado por alguna ventana entornada.

Herencia de la URSS, el sistema de calefacción urbana todavía alimenta a tres cuartas partes de los hogares. Problema: la temperatura no se puede regular desde cada domicilio. Esta red, la más extensa y la más antigua del mundo, fue concebida sin mayores preocupaciones para ahorrar gas, carbón o gasoil. Las fábricas de producción de calor, con frecuencia integradas a las centrales eléctricas de los parques industriales, son máquinas de tragar combustible. En cuanto a las tuberías que transportan el agua caliente, van (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.