ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2014 > 2014/06 > Un “kimchijeon” con lágrimas

UN ESCRITOR, UN PAÍS

Un “kimchijeon” con lágrimas

Hwang Sok-yong, nacido en 1943 en la región china de Manchuria, es uno de los escritores coreanos más importantes de su época. Su vida ha tenido un recorrido singular: en 1989, en plena dictadura en Seúl, se marchó a Corea del Norte y, más tarde, se vio obligado a exiliarse en Occidente. Cuando volvió, en 1993, fue condenado a siete años de prisión y, tras cumplir cinco años de condena, recibió un indulto. En la cárcel, comer y su contrario –hacer huelga de hambre– fueron su lucha cotidiana.

por Hwang Sok-Yong, junio de 2014

Michel Foucault considera el Ejército y la cárcel como ejemplos perfectos de instituciones donde se disciplina al individuo mediante la coerción física. El destino quiso que yo, que desde la más tierna infancia siempre tuve problemas con la disciplina, sufriera el yugo de nuestras instituciones punitivas durante ocho años, tres en el Ejército y cinco en la cárcel.

Durante mi detención provisional, la comida era relativamente aceptable. Hasta que el juicio no tuviera lugar, yo no era culpable. Al ver que recibía visitas frecuentes de mi familia y de mi abogado, el director de la cárcel tenía pequeñas atenciones conmigo. Hasta tal punto que me decía: “El fiscal se mata a interrogar, el juez, a imponer penas, la familia, a pagar y el detenido, a comer”. Y, de hecho, el detenido que yo era no carecía de nada, dado que mi familia me traía gran cantidad de platos y un poco (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.