ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2016 > 2016/12 > Los bienes comunes, un proyecto ambiguo

Los bienes comunes, un proyecto ambiguo

La noción de “comunes” o de “bienes comunes”, revitalizada desde los años 1980, experimenta una creciente popularidad entre los militantes de izquierdas. La gestión colectiva, ya se trate del abastecimiento de agua potable o del software libre, desmonta el mito según el cual la privatización garantizaría la eficacia. Sin embargo, sus partidarios también desconfían del Estado, al cual sólo atribuyen un papel circunscrito.

por Sébastien Broca, diciembre de 2016

El 11 de enero de 2016, el secretario nacional del Partido Comunista Francés, Pierre Laurent, expresaba sus mejores deseos para el año que comenzaba y describía “la sociedad que queremos”: “un nuevo modo de desarrollo donde lo social y la ecología se conjuguen para el ser humano y el planeta, para una sociedad del buen vivir y del bien común”. ¿“Bien común”? Al otro lado del tablero político, el dirigente del Movimiento por Francia, Philippe de Villiers, hace referencia al mismo concepto, pero para justificar el retroceso del Estado que quiere poner en marcha: “El Estado ha dejado de existir como proveedor del bien común. No tiene ningún derecho sobre nosotros”.

En mayo de 2016, unos meses después del anuncio del “retorno de los comunes” por el “economista aterrado” Benjamin Coriat, el liberal Jean Tirole publicaba Économie du bien commun (Economía del bien común). En la sección “Nos idées” (“Nuestras ideas”) (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.