ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2016 > 2016/12 > Cómo perder unas elecciones

Cómo perder unas elecciones

Los demócratas contaban con todos los elementos para ganar las elecciones presidenciales: un adversario desacreditado por su propio bando, una evolución demográfica favorable, medios financieros considerables. Al final han sido derrotados, víctimas de su desastrosa estrategia.

por Jerome Karabel, diciembre de 2016

En una entrevista concedida diez meses antes de su elección como presidente de Estados Unidos en 2008, Barack Obama consideraba que “Ronald Reagan había transformado Estados Unidos como no lo habían hecho ni Richard Nixon ni Bill Clinton”, llevando al país “por un camino fundamentalmente distinto”. El mensaje pretendía ser claro: contrariamente a Hillary Clinton, su principal rival en las primarias del Partido Demócrata, él sería un “presidente del cambio”.

Ocho años más tarde, nada fundamental ha cambiado en Estados Unidos. Cuando llegó a la Casa Blanca en medio de la crisis económica más grave que haya conocido el país desde los años 1930, Obama se dedicó en primer lugar a evitar un colapso general. Aunque con su plan de reactivación de 800.000 millones de dólares se alejó del dogma de la austeridad, se aseguró de que se respetaran los demás fundamentos de la ortodoxia neoliberal, cuidándose de adoptar la más (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

DossierEn las raíces de la debacle

Abandonado por los medios de comunicación conservadores pero apoyado por los de la “derecha alternativa”, Donald Trump ha ganado las elecciones presidenciales estadounidenses.