ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2016 > 2016/12 > Envejecer en femenino

Una cuestión política ignorada durante mucho tiempo

Envejecer en femenino

En abril de 2016, en Suiza, una octogenaria solicitó –y obtuvo– asistencia para suicidarse, ya que, “muy coqueta” según su médico, no soportaba envejecer. Se trata de una señal del particular estigma vinculado al envejecimiento entre las mujeres. En Francia, dos personalidades hicieron suya esta cuestión, olvidada durante mucho tiempo por las feministas: Benoîte Groult y Thérèse Clerc, ambas fallecidas este año.

por Juliette Rennes, diciembre de 2016

¿Por qué las mujeres mienten más que los hombres sobre su edad? Susan Sontag partió de esta cuestión aparentemente anodina para explorar, en 1972, lo que denominó el “doble estándar del envejecimiento”. En materia de atracción, señalaba, coexisten dos modelos masculinos, el “hombre joven” y el “hombre maduro”, frente a uno sólo en el lado femenino: el de la “mujer joven”. Hasta tal punto que se admite, sobre todo entre las clases medias y superiores, que una mujer gaste cada vez más energía (y, si puede, dinero) para intentar conservar un aspecto juvenil.

Pero la depreciación de las mujeres que envejecen no proviene solamente de su alejamiento de los cánones de belleza, inclinados hacia la juventud. También tiene su origen en el simple envejecimiento, el cual tiende, para ellas, a reducir las posibilidades de ser más jóvenes que sus parejas potenciales. Esta norma de la diferencia de edad permite a algunos (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.