ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2014 > 2014/05 > La erradicación del hambre en Europa

ENTRE LA MEDICINA Y LA ECONOMÍA POLÍTICA

La erradicación del hambre en Europa

A pesar de que la crisis actual muestra en Europa –y especialmente en España– cada día sus víctimas, el hambre no aparece en la agenda política europea. ¿Cómo y cuándo se erradicó el hambre en Europa? Para saberlo hay que partir del principio de que la nutrición, la dieta y el hambre constituyen un territorio de investigación social, que permite explorar las relaciones entre la génesis del conocimiento científico, sus usos políticos, su dimensión económica y las prácticas sociales asociadas. Investigar esa pluralidad de dimensiones aporta claves para entender la erradicación del hambre en Europa. Y por qué la malnutrición sigue siendo un terrible flagelo en el mundo.

por Josep L. Barona, mayo de 2014

Durante la primera mitad del siglo XX se produjo una importante transformación en el significado cultural y social del hambre. Estudios experimentales desvelaron la función fisiológica de los nutrientes (proteínas, carbohidratos, grasas, vitaminas, minerales) y exploraciones clínicas delimitaron las categorías de la malnutrición y su importancia política. Las grandes crisis internacionales que afectaron a Europa entre 1914 y 1945 otorgaron relevancia política, económica y social a los alimentos y a los problemas derivados del hambre y la desnutrición. Como consecuencia de la crisis provocada por la Gran Guerra, los conflictos internacionales, la reorganización del mapa colonial y el desplome bursátil de 1929, la producción y consumo de alimentos pasó a ser una cuestión de ­Estado y un asunto de política internacional. La investigación científica no sólo generó conocimiento sobre nutrición, sino que fue un referente para las políticas agrícolas y de salud pública, impulsó la industrialización y transformó los hábitos (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

P.-S.

LMD en español