ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2013 > 2013/11 > El Tribunal Penal Internacional acusado

Revuelta de los países africanos

El Tribunal Penal Internacional acusado

Reunidos en una cumbre extraordinaria celebrada el 12 de octubre de 2013, los países de la Unión Africana pidieron la suspensión de las acciones entabladas ante el Tribunal Penal Internacional (TPI) contra jefes de Estado en ejercicio. Así, ponían en tela de juicio una de las ideas fundadoras del Tribunal: luchar contra la impunidad de los dirigentes. Motivada por la situación de Kenia, esta petición revela las contradicciones inherentes a este tribunal.

por Francesca Maria Benvenuto, noviembre de 2013

“Diez años de lucha contra la impunidad”, proclama con orgullo el sitio Internet del Tribunal Penal Internacional (TPI). Desde su entrada en vigor, en 2002, este nuevo tipo de tribunal juzga a las personas acusadas de genocidio, de crímenes de lesa humanidad, de crímenes de guerra o incluso de crímenes de agresión. Mientras que el Estatuto de Roma que fundó el TPI lamenta un fuerte grado de impunidad, la nueva jurisdicción fue pensada en ruptura con el derecho penal internacional clásico, considerado ineficaz. Contrariamente a los Tribunales Penales Internacionales para la antigua Yugoslavia (TPIY) y para Ruanda (TPIR), cuyas intervenciones se limitan a un territorio y a un período determinados, el TPI puede juzgar cualquier infracción cometida desde que esta tiene lugar.

Basta con que se cumpla una de estas dos condiciones: o bien que el individuo sospechoso sea ciudadano de uno de los 122 Estados signatarios –sobre los 193 miembros (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.