ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2013 > 2013/11 > Terrorismo somalí, malestar keniata

En los orígenes del atentado de Nairobi

Terrorismo somalí, malestar keniata

Tras haber implosionado hace más de dos décadas, Somalia es un Estado fallido. En el norte, Somalilandia y Puntlandia viven en autarquía, mientras que en el sur, a pesar de una ayuda militar internacional, el poder central tiene dificultades para imponerse. La organización yihadista de los shebab ha perdido su influencia, pero se ha extendido, particularmente en Kenia, cuyos dirigentes se distinguen por su negligencia.

por Gérard Prunier, noviembre de 2013

Sábado 21 de septiembre de 2013, un pequeño comando que operó en nombre de los shebab –abreviación del movimiento islamista somalí Harakat Al-Shebab Al-Mujahideen–, entraba al centro comercial de Westgate, en Nairobi, Kenia, y abría fuego contra la multitud de clientes que estaba haciendo sus compras. Atrincherados en el laberinto de locales, los atacantes mantuvieron el lugar sitiado durante cuatro días y mataron a cada persona que tuvieron a su alcance. No solo las autoridades de Kenia no lograron detener la masacre, sino que fueron incapaces de identificar a los miembros del comando, de impedir su fuga o incluso de detener a uno solo de ellos. Más de un mes después de los hechos, la incertidumbre sigue siendo total, incluyendo el número de víctimas.

Si bien los acontecimientos fueron percibidos ante todo como un ataque de “terroristas islámicos”, hay dos dimensiones que por lo general han sido subestimadas: por un lado, (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.