ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2013 > 2013/11 > Amazon, el reverso de la pantalla

Los almacenes del comercio por Internet

Amazon, el reverso de la pantalla

Con sus patronos alabados por Hollywood, sus pantallas lisas y sus colores acidulados, la economía digital sugiere la inmaterialidad, la horizontalidad y la creatividad. Investigar Amazon revela una faceta distinta. La de las fábricas gigantes donde seres humanos dirigidos por ordenadores son explotados hasta el agotamiento.

por Jean-Baptiste Malet, noviembre de 2013

Irmgard Schulz quita su mirada de los carteles del sindicato alemán Ver.di –el sindicato unificado del sector de servicios– pegados en la pared de la sala de reuniones, para levantarse y hablar. “En Japón –cuenta–, Amazon acaba de adquirir algunas cabras para que pasten en las inmediaciones de uno de sus almacenes. La empresa les colgó la misma tarjeta que llevamos nosotros en el cuello... No le falta nada: el nombre, la foto, el código de barras”. Estamos en la reunión semanal de los empleados de Amazon en Bad Hersfeld (Hesse, Alemania). Con esta sola imagen, la empleada de logística acaba de resumir la filosofía social de la multinacional de ventas “en línea”, que ofrece al consumidor comprar en un par de clics y que le envíen en cuarenta y ocho horas un escobillón, las obras completas de Marcel Proust o un motocultor.

Cien mil personas por todo el mundo se (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.