ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2008 > 2008/01 > Sin dinero para los salarios

Sin dinero para los salarios

Con el fin de “defender el poder adquisitivo”, el Gobierno francés analiza una serie de medidas: remuneración de las vacaciones no disfrutadas, domingos laborables, mayores facilidades para la instalación de supermercados. Pero casi siempre se oculta un aspecto del problema: en veinte años, la participación de los salarios en el Producto Interior Bruto francés se ha reducido un 9,3%, lo que equivale a más de 100.000 millones de euros transferidos al capital. Este elemento central del debate se ha convertido en un punto ciego.

por François Ruffin, enero de 2008

“En la actualidad, la participación en los beneficios es inusualmente alta (y la de los salarios inusualmente baja). De hecho, la amplitud de esta evolución y el número de países afectados no tiene precedentes en los últimos 45 años”. ¿De dónde provienen estas líneas? ¿De un documento de la Confederación General del Trabajo (CGT)? De ninguna manera: provienen de un artículo del Banco de Pagos Internacionales (BRI, según sus siglas en francés), una institución que reúne cada mes, en Basilea (Suiza), a los presidentes de los bancos centrales con el fin de “coordinar las políticas monetarias” y “dictar reglas prudentes”. No se trata realmente de un refugio de marxistas, sin embargo, su alegato contra este “margen (de beneficio) de una importancia sin precedentes” se extiende a lo largo de veintitrés páginas.

¿Y quién teme lo peor? “Esperé y sigo esperando cierta normalización en la distribución de las ganancias y los salarios”, (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.