ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2013 > 2013/12 > Milagro del dibujo contra la amnesia

ERNEST PIGNON-ERNEST EN LARCEL DE SAINT-PAUL DE LYON

Milagro del dibujo contra la amnesia

A mediados de los años 1990, Ernest Pignon-Ernest descubrió la cárcel de Saint-Paul, en Lyon, donde conoció a presos. En 2012, lo llamaron para que interviniera allí, antes de que las obras la transformaran en una universidad católica. Su voluntad: “Dar una cara nueva y honrar a quienes los verdugos franceses o los nazis encarcelaron, torturaron o ejecutaron entre sus muros. También recordar a todos los ‘presos comunes’ que sufrieron allí, algunos hasta suicidarse.”

por Gérard Mordillat, diciembre de 2013

“¿Pero dónde se puede encontrar en el presente la huella casi borrada del crimen pasado?”
Sófocles

Nadie entra en una prisión sin experimentar un doloroso sentimiento de angustia, una punzada de tristeza y la sensación de descender vivo a la tumba; ni sin oír resonar los primeros versos de La balada de los ahorcados de François Villon:

“Hermanos humanos que vivís después de nosotros
No tengáis contra nosotros los corazones
endurecidos
Pues si tenéis compasión por nosotros pobres
Dios se apiadará antes de todos vosotros.”

En Lyon, la cárcel de Saint-Paul está a un paso de la estación de Perrache. Está tan cerca que los detenidos incluso podían oír el ruido de los trenes que maniobraban y, asimismo, caída la noche, los gritos de quienes proclamaban su amor, su cólera o su desesperación bajo los elevados muros. Ya se trate de Paul, de Pélagie o de Lazare, (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

P.-S.

"Cárceles"

Estas fotografías de los dibujos de Ernest Pignon-Ernest forman parte de la exposición “Cárceles”, que se podrá visitar desde el 16 de enero hasta el 15 de marzo de 2014 en la Galerie Lelong (13, rue de Téhéran, París). El texto de Gérard Mordillat está extraído del prefacio de Réperes, el catálogo editado por la galería.