ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2005 > 2005/03 > Mayo del 68 y sus vidas ulteriores

Mayo del 68 y sus vidas ulteriores

por Kristin Ross, marzo de 2005

Las representaciones que ponen el acento sobre la austeridad de la vida militante dejan totalmente de lado un aspecto que, sin embargo, surge con bastante claridad como uno de los recuerdos más notables en la mayoría de los relatos de activistas: el placer que a veces nacía de la simple abolición de las fronteras sociales, en una sociedad profundamente dividida como Francia, donde la comunicación y, con más razón, la comunicación subversiva, no se establecía fácilmente entre los diferentes sectores. Durante las semanas de insurrección se produjeron cambios, entre los cuales estuvo la multiplicación de lo que Jean-Franklin Narot denomina el “encuentro”; no se trataba de la reunión de una sociedad secreta reservada a algunos iniciados, sino más bien del resultado de contactos y de relaciones entre personas que, a causa de sus diferentes posiciones sociales, culturales o profesionales, estaban destinadas a no encontrarse. Pequeños detalles, anodinos a primera vista, (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.