ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2016 > 2016/04 > La impostura de la democracia en la empresa

Cuando la patronal vuelve a tener el poder de legislar

La impostura de la democracia en la empresa

Para conseguir que la reforma del Código Laboral preparada por la ministra Myriam El Khomri goce de buena acogida, el Gobierno y los medios de comunicación juegan a dos bandas. Por una parte, denigran sistemáticamente a aquellos que se oponen a dicha reforma: estudiantes pudientes contra jóvenes sin titulación en situación precaria, trabajadores contra desempleados... Por otra, dibujan una imagen bucólica de los acuerdos caso por caso y del referéndum en la empresa.

por Sophie Béroud, abril de 2016

La presentación del proyecto de ley de reforma del Código Laboral preparado por la ministra de Trabajo, Myriam El Khomri, estuvo acompañada de una amplia campaña de comunicación. Se dijo que habría que “facilitar” el diálogo social y promover acuerdos teniendo muy en cuenta a los asalariados, consultándoles directamente en el ámbito de la empresa. Los argumentos mencionados son de tres tipos. El primero, que desacredita las relaciones profesionales tal y como funcionan, hace pensar que el diálogo social estaría fallando. El segundo apela a la retórica de la proximidad: negociar de cerca con los asalariados significaría necesariamente otorgarles más espacio, más poder. Por último, una mayor autonomía y una mayor libertad de actuación conferidas a los empleadores, a través de las negociaciones por empresa, permitiría, aseguran, crear empleos.

Ahora bien, contrariamente a las ideas establecidas, las negociaciones en las empresas han experimentado un avance importante desde los años 1990 y (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.