ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2014 > 2014/07 > Estados fantasmas en Oriente Próximo

Estados fantasmas en Oriente Próximo

julio de 2014

A pesar de lo que afirman muchos analistas, los acuerdos de Sykes-Picot, firmados en 1916 entre Francia y Gran Bretaña, no definieron las fronteras de Oriente Próximo, sino que trazaron zonas de influencia. Estas zonas evolucionaron de manera significativa tras la Primera Guerra Mundial, cuando se llevaron a cabo las negociaciones que perfilaron estos Estados tal y como los conocimos en el siglo XX. Pero esta arquitectura, impuesta desde el extranjero, parece no estar a la altura para responder a los desafíos actuales.

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

DossierEstados fantasmas en Oriente Próximo

A pesar de lo que afirman muchos analistas, los acuerdos de Sykes-Picot, firmados en 1916 entre Francia y Gran Bretaña, no definieron las fronteras de Oriente Próximo, sino que trazaron zonas de influencia. Estas zonas evolucionaron de manera significativa tras la Primera Guerra Mundial, cuando se llevaron a cabo las negociaciones que perfilaron estos Estados tal y como los conocimos en el (...)
  • Fronteras sin naciones

    Vicken Cheterian
    Un día un compañero en Beirut me preguntaba si Europa está preparando nuevos acuerdos Sykes-Picot, haciendo referencia a los acuerdos secretos franco-británicos que, en mayo de 1916, redibujaron el mapa de Oriente Próximo.
    Miniatura del mapa

    Cartografía: De la división del Imperio Otomano los proyectos de los yihadistas

    Recuadro: “Quiero Mosul”, dijo Lloyd George

  • Qué es lo que anuncia el estallido iraquí

    Peter Harling
    La incompetencia del gobierno central de Irak y su política favorable a los chiíes han sentado las bases para una insurrección suní.
  • Viaje a Kirkuk, el Jerusalén kurdo

    Allan Kaval
    Los primeros en sacar partido del caos en Irak podrían ser los kurdos, quienes han aprovechado los combates para hacerse con Kirkuk, ciudad que consideran su capital histórica.