ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2014 > 2014/07 > Duodécimo golpe de Estado en Tailandia

El ejército al rescate de las elites tradicionales

Duodécimo golpe de Estado en Tailandia

Las cancillerías occidentales, generalmente más dadas a expresar sus opiniones, han recibido el golpe de Estado de los generales tailandeses con gran discreción. Tras haber instaurado la ley marcial el pasado 20 de mayo y haber eliminado dos días más tarde a los principales responsables políticos, el Ejército detenta todo el poder. Detrás de una neutralidad solo aparente, el Ejército se decanta por las elites de Bangkok, que no han hecho más que sufrir derrotas electorales en los últimos años.

por David Camroux, julio de 2014

Desde el fin de la monarquía absoluta, en 1932, Tailandia ha vivido diecisiete intentos de derrocamiento del poder por parte del Ejército, doce de los cuales terminaron con éxito. El último tuvo lugar el pasado 22 de mayo, dos días después de la proclamación de la ley marcial por el comandante en jefe del Ejército, el general Prayuth Chan-ocha. Durante los siete meses que lo precedieron, Bangkok había sido sacudida por las manifestaciones antigubernamentales de los “camisas amarillas” (el amarillo es en el calendario budista el color del lunes, aniversario del rey Bhumibol Adulyadej, Rama IX). Orquestadas por el Comité Popular de Reforma Democrática, dirigido por el ex viceprimer ministro Suthep Thaugsuban (Partido Demócrata), estas protestas apuntaban a provocar un golpe de Estado judicial y militar. Una vez más...

En 1992, sin embargo, cuando manifestantes pertenecientes principalmente a la clase media ocuparon las calles de Bangkok para denunciar a un Gobierno (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.