ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2014 > 2014/07 > Las raíces económicas de la crisis ucraniana

Ayuda rusa o plan del FMI, Kiev arrinconada por sus benefactores

Las raíces económicas de la crisis ucraniana

Elegido presidente de Ucrania el 25 de mayo pasado, el oligarca Petró Poroshenko deberá responder a los deseos secesionistas de las regiones rusófonas, asumiendo las consecuencias sociales del programa elaborado por el Fondo Monetario Internacional (FMI). La consideración de la dimensión económica de la crisis, a menudo ignorada, permite comprender mejor por qué el país está sumido en la violencia.

por Julien Vercueil, julio de 2014

En la crisis política ucraniana puede observarse el desenlace dramático de una trayectoria financiera que se hizo insostenible a lo largo de los últimos meses de 2013. En julio de 2010, el Gobierno firmaba un acuerdo con el FMI: a cambio de un préstamo de 15.500 millones de dólares, se comprometía especialmente a aumentar la edad de jubilación de 55 a 60 años –mientras que la esperanza de vida continúa siendo diez años menor que la media europea– y a duplicar el precio de la energía en el mercado interior. Seis meses más tarde, el acuerdo era suspendido: el Gobierno se resistía a aumentar las tarifas del gas.

El país se lanzó en ese momento a una fuga hacia adelante. La actividad solo se sostenía ya con el consumo de los hogares, alimentado por el endeudamiento privado y una subida del gasto social destinada a calmar el descontento (+16% en 2012). (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.