ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2018 > 2018/12 > Un largo camino hacia la dignidad

Setenta años después de la Declaración universal de los Derechos Humanos

Un largo camino hacia la dignidad

¿Qué libertades fundamentales se comprometieron a defender los Estados miembros de Naciones Unidas? Leer la Declaración Universal de los Derechos Humanos, adoptada el 10 de diciembre de 1948, causa vértigo: garantiza, más o menos, todos los derechos políticos y sociales. Pero, ¿con qué medios? Resultado de una larga lucha, la Declaración sigue siendo un eficaz instrumento de progreso.

por Claire Brisset, diciembre de 2018

Pensar lo universal y transformarlo en derecho. Con estas pocas palabras podemos intentar describir la concepción inmensa de quienes, al final de la Segunda Guerra Mundial, alumbraron la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Llevó tiempo que principios provenientes de una visión religiosa y filosófica del mundo se abrieran paso hasta el derecho. Por supuesto, podemos remontarnos a la Carta Magna en Inglaterra (1215), que introdujo la noción de igualdad ante la ley y dio lugar al habeas corpus, garante de la libertad individual. Pero el verdadero punto de partida de lo que se convertiría en el corpus de los derechos humanos de la era moderna hay que buscarlo en Immanuel Kant y la filosofía de la Ilustración, así como en la Revolución de las Trece Colonias, cuya declaración de independencia de 1776 ya proclamaba: “Todos los hombres son creados iguales”. Una idea retomada unos años más tarde en Francia, (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.