ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2018 > 2018/05 > Poner fin al tráfico de datos personales

Tras el caso Facebook-Cambridge Analytica

Poner fin al tráfico de datos personales

Durante mucho tiempo, los Estados han tolerado todas las infracciones de las industrias de contenidos digitales, ya se trate de fiscalidad, de propiedad intelectual o de vida privada. Había que “moverse rápido y romper cosas”, según las palabras de Mark Zuckerberg. No obstante, la relación de fuerzas con las potencias públicas se tambalea. La cuestión ya no radica en saber si se regulará la actividad de estos grupos, sino en cómo y en beneficio de quién.

por Frank Pasquale, mayo de 2018

La vida de Catherine Taylor dio un vuelco el día en que un data broker (agencia de datos) personales apuntó por error en su historial: “Tentativa de vender y fabricar metanfetaminas”. Esta acusación falsa corrió como la pólvora a causa de las desenfrenadas ventas de datos sobre los consumidores. Cuando Taylor solicitaba un empleo, este estigma digital adherido a su ADN espantaba a los empleadores. Ni siquiera podía comprarse un lavavajillas a crédito.

ChoicePoint, una de las numerosas empresas de recogida de datos personales, terminó corrigiendo su metedura de pata. Pero muchas otras compañías a las que había vendido el historial de Taylor no siguieron su ejemplo. La interesada ha tenido que hostigarlos y perseguirlos judicialmente; procesos de los que sale agotada. “No puedo pasarme la vida en guardia”, contaba a la periodista del Washington Post que reveló su historia. Tardó cuatro años en obtener un empleo y, como no siempre (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.