ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2018 > 2018/05 > ¿Qué busca Rusia en Oriente Próximo?

Éxitos militares, rompecabezas geopolítico

¿Qué busca Rusia en Oriente Próximo?

Moscú, al decidir intervenir militarmente en Siria en septiembre de 2015, salvó al régimen de Bachar el Asad y le permitió recuperar la mayor parte del territorio perdido. Hoy en día, el Kremlin busca imponer su visión de una solución política y, a la vez, mantiene cierto equilibrio en sus relaciones con todos los actores implicados sobre el terreno: occidentales, turcos, israelíes y saudíes, sin olvidar a los iraníes.

por Nikolai Kozhanov, mayo de 2018

La intervención militar rusa en Siria no era evidente. Durante el primer año del conflicto (2011-2012), el Kremlin consideraba que el régimen de Bachar el Asad sabría capear el temporal, siempre que estuviera protegido de las injerencias externas; no obstante, esta ilusión se desvaneció a medida que se intensificaban los enfrentamientos. Moscú intentó entonces tomar medidas para que Damasco y la comunidad internacional llegaran a un acuerdo. Por ello, los dirigentes rusos comenzaron estableciendo una distinción entre Bachar el Asad y el Estado sirio. Después de la experiencia de la desintegración de Libia tras la caída del régimen de Muamar el Gadafi en 2011, su prioridad era proteger las instituciones sirias. Pero, al mismo tiempo, seguían convencidos de que solo El Asad podía impedir el desmantelamiento del Estado sirio –lo que no significaba, sin embargo, que permanecerían eternamente vinculados a su persona–.

Las autoridades rusas nunca han confiado totalmente en El (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.