ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2018 > 2018/05 > Goodyear y sus fantasmas

Las consecuencias de un expediente de regulación de empleo

Goodyear y sus fantasmas

Suprimir más de mil empleos en Francia a pesar de conseguir miles de millones de beneficios en todo el mundo: este fue el método de la empresa Goodyear para disciplinar a los sindicatos. Una fórmula que repiten decenas de multinacionales en Europa. En Amiens, después de una larga ocupación de la factoría del fabricante de neumáticos, la lucha obrera finalizó en 2014, y llegaron las primeras muertes. Volver allí permite calcular el coste humano de los despidos.

por Alexia Eychenne, mayo de 2018
JPEG - 496.5 KB
Selçuk

Cada mes de enero, a Sabrina Cadoret le vuelve a invadir el dolor de aquel comienzo del año 2014, cuando su marido Laurent recibió la carta de despido de Goodyear. Este treintañero fabricaba neumáticos desde hacía doce años en la planta de Amiens-Nord, en el departamento francés de Somme. Un año antes, después de cinco años de lucha sindical, la dirección del grupo había dejado constancia del cierre de la fábrica. El choque fue de tal magnitud que, el 30 de marzo de 2014, Laurent Cadoret se ahorcó en el centro de tratamiento donde fue admitido por depresión, aturdido por las pastillas, recluido en una habitación con una ventana atravesada por barrotes. “Su despido marcó el final de todo –relata su viuda con la voz rota–. Su trabajo era algo sagrado, y no paraba de decirme (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.