ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2018 > 2018/05 > Marx en el país del “ardor revolucionario”

Marx en el país del “ardor revolucionario”

La ciudad alemana de Tréveris, lugar donde nació Karl Marx el 5 de mayo de 1818, se prepara para celebrar con gran pompa el bicentenario del nacimiento del pensador alemán. En Francia, este acontecimiento reviste sobre todo una dimensión editorial y universitaria. Semejante discreción apenas refleja el lugar que ocupó este país, a la vez tierra de asilo y campo de batallas políticas, en la vida y obra del teórico comunista.

por Antony Burlaud, mayo de 2018

En 1908, en Las tres fuentes del marxismo, Karl Kautsky expone una tesis más tarde retomada por Lenin: Karl Marx (1818-1883) habría realizado la “fusión de todo lo que el pensamiento inglés, el pensamiento francés y el pensamiento alemán tenían de grande y fértil”. En ese esquema, pronto convertido en lugar común, Francia representaba, junto con la Alemania de los filósofos y la Inglaterra de los economistas, el país del “pensamiento político”, de la práctica radical y del “ardor revolucionario”. En efecto, para Marx, Francia fue la patria de la gran Revolución, la cuna del estallido de 1848, y también el lugar de su primer encuentro con un movimiento obrero vigoroso, organizado y provisto de una tradición fuerte: en suma, el país de la política de actos.

Pero, para el filósofo, Francia fue también muchas otras cosas: una tierra de asilo y de placeres, un país de misión, un campo de (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.