ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2005 > 2005/01 > La coartada política de las utopías tecnológicas

Para dejar intacto nuestro modo de vida

La coartada política de las utopías tecnológicas

Entre los intereses político-económicos y los imperativos medioambientales el divorcio es completo. Prueba de ello es el fracaso de la Conferencia de Naciones Unidas sobre el cambio climático, que ha finalizado el 18 de diciembre de 2004 en Buenos Aires con la decisión de convocar un seminario informal en Bonn en mayo de 2005. En el centro de los debates el protocolo de Kyoto, que constituye un paso infinitamente modesto hacia la estabilización de las emisiones de gas con efecto invernadero.

Este tratado, al que están adheridos hoy en día 132 Estados, entrará en vigor el 16 de febrero de 2005 y se prolongará hasta el 2012. Con la oposición categórica de la Administración de Bush y de lobbies de los que es portavoz, también se oponen a él, aunque toman en cuenta la necesaria disminución del consumo de hidrocarburos, algunos países petroleros con Arabia Saudí a la cabeza. Se está muy lejos de una consciencia compartida de los peligros próximos, de la penuria de energía, de las conmociones climáticas. El presidente argentino, Nestor Kirchner, ha señalado, con precisión, que la responsabilidad colectiva en este campo debería traducirse en una verdadera solidaridad Norte-Sur y por tanto, entre otras cosas, en la anulación de la deuda pública de los países en vías de desarrollo como compensación por la reducción de sus emisiones de gas con efecto invernadero.

por Benjamin Dessus, enero de 2005

Petróleo a 50 dólares el barril, recalentamiento del clima, alerta por el terrorismo nuclear, contaminación urbana: se han encendido todas las luces rojas en materia de energía. Y como en todos los periodos de crisis, aparecen los nuevos profetas que proclaman su intención de salvarnos del desastre anunciado. Su inspiración proviene, evidentemente, de la ciencia y de la tecnología. Desde la fusión termonuclear hasta el almacenamiento en el subsuelo del gas carbónico que despiden las centrales de carbón; desde la “civilización del hidrógeno” hasta los satélites solares, esos nuevos gurús y sus seguidores nos proponen un amplio abanico de “soluciones” al problema energético mundial.

Los voluntariosos impulsores de esas soluciones, más o menos verosímiles según las leyes de la física, les atribuyen ciertas características evidentemente seductoras:

- una capacidad potencial para resolver –definitivamente o casi, y durante siglos o para la eternidad– los crecientes problemas energéticos a (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

Recuadro

Glosario

DossierEnergía

  • Los estragos del movimiento perpetuo

    Philippe Mühlstein
    Los modos de transporte tienen rendimientos energéticos muy diferentes, y los que ofrece el mundo vial dominante no son favorables en términos de consumo y de impacto sobre el medio ambiente.

    Recuadro: Toneladas y kilómetros

    Recuadro: Para saber más

  • Anticiparse al agotamiento del petróleo

    Denis Babusiaux y Pierre René Bauquis
    Las llamadas reservas de petróleo probadas se estiman en 1 a 1,2 billones de barriles, es decir alrededor de 150.000 millones de toneladas o la producción de unos cuarenta años al ritmo actual. Están distribuidas de manera muy desigual: aproximadamente las dos terceras partes se encuentran en Oriente Próximo.
  • Cuenta regresiva

    Roland Lehoucq
    La Tierra es un sistema finito. Formulada de esa manera, la cosa parece evidente, aunque en la vida de todos los días pase desapercibida. Hasta tal punto las medidas de referencia de los humanos son diferentes de las escalas terrestres.

    Recuadro: Sitios en Internet