ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2005 > 2005/01 > Aire de familia

Aire de familia

Nos sentimos molestos cuando un francés usa el inglés para pedir una información en una calle de Florencia, Sevilla o Coimbra, sin mencionar Montevideo o Porto Alegre. O cuando un hispanohablante o lusohablante hace lo mismo en París. Esta actitud ignora de hecho el parentesco que existe entre las lenguas de Europa del Sur (y por lo tanto de Latinoamérica) derivadas del latín. La intercomprensión es el hecho de comprender lenguas sin hablarlas: cada individuo habla o escribe en la suya y comprende o lee la del otro. Este procedimiento, que no requiere ningún conocimiento previo del latín, tiende a unir a un conjunto de países pertenecientes a la misma familia lingüística y poseedores de intereses y culturas afines. Entre las lenguas romances –francés, italiano, español, catalán, portugués, rumano–, la intercomprensión no sólo es deseable sino que puede adquirirse con rapidez.

por Françoise Ploquin, enero de 2005

A un hablante de lengua romance, las demás lenguas de la familia le resultan mucho más transparentes, de forma inmediata, que las otras. Sucede lo mismo para los hablantes del grupo de lenguas eslavas (ruso, polaco, checo, serbocroata y búlgaro) y para los de la familia de lenguas germánicas: inglés, alemán y neerlandés. Hace mucho que los escandinavos comprendieron esta noción de familia de lenguas: un danés, un noruego y un sueco se entienden entre sí hablando cada cual en su lengua. El hábito de basarse en las semejanzas (preferentemente utilizadas al expresarse) y el estudio de las diferencias sistemáticas (que deben ser conocidas para que no perturben la comprensión) permiten a los escandinavos comunicarse fácilmente entre sí, y de esa manera asegurar su existencia en tanto comunidad. Hace casi un siglo que en las escuelas de cada uno de estos tres países se enseñan las bases gramaticales de las (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

En este número

Todo el sumario