ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2005 > 2005/01 > Un mundo políglota para escapar a la dictadura del inglés

En primer lugar, entenderse entre hablantes de lenguas romances

Un mundo políglota para escapar a la dictadura del inglés

Para todas las elites “offshore” del planeta, el uso del inglés es el primer signo de diferenciación. Existe un vínculo lógico entre la sumisión voluntaria o resignada a la hiperpotencia americana y la adopción de su lengua como única herramienta de comunicación internacional. Ahora bien, el chino, las lenguas romances –si se promueve la intercomprensión en el seno de la gran familia que ellas forman– y mañana el árabe tienen la misma vocación de desempeñar paralelamente este papel. Es una cuestión de voluntad política.

por Bernard Cassen, enero de 2005

Alain Minc había soñado con ello, y poco faltó para que Claude Thélot lograra hacerlo. Desde 1989, el primero se entusiasmaba con la idea de “hacer obligatoria la enseñanza del inglés desde la escuela primaria; admitir la elección de otra primera lengua después de haber verificado el perfecto dominio del inglés; reforzar los recursos pedagógicos; hacer del conocimiento de este idioma un requisito para los estudios, de la misma manera que las matemáticas o la ortografía...”. El segundo, en su calidad de presidente de la comisión para el debate nacional sobre el futuro de la escuela, le envió al ministro francés de Educación, François Fillon, un informe en el cual preconizaba el aprendizaje obligatorio del “inglés para la comunicación internacional” desde el segundo año de la enseñanza primaria, es decir, a los 8 años. Prudente, el Ministro sólo retuvo la idea de enseñar una lengua viva a partir del primer (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

En este número

Todo el sumario