ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2005 > 2005/01 > Jóvenes kenianos entre la deriva mafiosa y la revuelta social

Bandas armadas en las calles de Nairobi

Jóvenes kenianos entre la deriva mafiosa y la revuelta social

En Nairobi, la juventud empobrecida parece dudar entre la nostalgia, la religión y el resentimiento contra los mayores. Las 143 villas miseria de la capital keniana se han convertido en zonas “sin ley” donde patrullan las bandas armadas. Violencia, extorsión e intromisión en el juego político son los métodos de Mungiki, la más importante de todas ellas. De Kenia a Costa de Marfil, los niños del ajuste estructural reclaman lo que se les debe.

por Jean-Christophe Servant, enero de 2005

“Nuestro mejor agente publicitario es el gobierno. Su represión hace que seamos populares. Aquí, de los 4.000 prisioneros, más de 1.000 son simpatizantes de nuestro movimiento”. Desde marzo de 2004 John Maina Njenga y 32 de sus lugartenientes están detenidos en la prisión de alta seguridad de Kamiti, muy cerca de Nairobi, “en celdas previstas para 3 y en las que somos 12, sin colchones”. El jefe de la milicia Mungiki y sus cómplices están acusados de asesinato por el Estado de Kenia. El proceso no parece inquietar demasiado al líder de 36 años: “No soy culpable, los medios de comunicación nos satanizan. Es una maquinación más contra nuestro movimiento”.

Metrópoli centenaria de tres millones de habitantes, Nairobi es una de las ciudades más afectadas por la inseguridad en toda el África subsahariana. Según la prensa nacional, la sombra del Mungiki, verdadero ejército secreto, se proyectaría sobre varios de los casos (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.