ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2005 > 2005/01 > Las artimañas de Michel Camdessus

Del FMI al Vaticano

Las artimañas de Michel Camdessus

En Alemania, Volkswagen puede congelar los salarios y no pagar más que una parte de las horas extraordinarias chantajeando con la deslocalización de sus actividades. Peter Hartz, director de recursos humanos, ha preparado un plan de reducción de indemnizaciones y de subsidios de paro, retenido por el gobierno de Gerard Schröder hasta primeros de enero de 2005. Un programa próximo al de Jean-Pierre Raffarin con las disposiciones sobre la 35 horas y los despidos bajo presión de las multinacionales y de las instituciones internacionales, que saben cómo poder contar con el aval de expertos tales como Michel Camdessus, cuyos sucesivos fracasos no han puesto en cuestión su capacidad para aplicar medidas de regresión social.

por Martine Bulard, enero de 2005

¿Quién dijo: “Observo con satisfacción que los rusos han respetado los criterios macroeconómicos en materia de deflación y presupuesto”? Michel Camdessus, entonces Director del Fondo Monetario Internacional (FMI). Fue en enero de 2000. En ese mismo momento, las estadísticas oficiales confirmaban una caída de un tercio del Producto Interior Bruto en Rusia entre 1989 y 2000 y una disminución sin precedentes de la esperanza de vida (3,7 años), además de la creación de una mafia....

¿Quién dijo: “Argentina tiene una historia que contar al mundo: una historia sobre la importancia de la disciplina fiscal, los cambios estructurales y una política monetaria que se aplica rigurosamente”? Michel Camdessus. Fue el 1 de octubre de 1998, en la sede del FMI. Se sabe cuál fue la continuación de la historia: un derrumbe industrial, una explosión de miseria.

Otras tantas declaraciones –entre decenas– ampliamente ignoradas cuando Camdessus presentó su informe sobre Francia, en octubre pasado. (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.