ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2005 > 2005/01 > ¿Después de Bagdad, Teherán?

Peligrosa cruzada norteamericana contra Irán

¿Después de Bagdad, Teherán?

En tanto que se preparan las elecciones en Irak, en unas condiciones marcadas por la inseguridad, el ministro de Defensa de Bagdad ha acusado a Irán y a Siria de ser los responsables de la violencia. Retoma así las imputaciones de la Administración americana y de los neoconservadores, quienes, a pesar del cenagal iraquí, no han renunciado a su proyecto de remodelar Oriente Próximo. Su objetivo número uno: el cambio del régimen nacido de la revolución islámica.

por Walid Charara, enero de 2005

El desastroso balance de la ocupación estadounidense de Irak no parece afectar –al menos por ahora– a la determinación de la Administración de Bush de proseguir con su “gran proyecto”: la remodelación de Oriente Próximo. En ese marco, la actual consigna consiste en designar a Irán como la “nueva amenaza”. Las “actas de acusación” labradas contra Teherán son análogas –hasta el punto de confundirse con ellas– a las que hace dos años se formularon contra el régimen de Sadam Husein: fabricación de armas de destrucción masiva, apoyo al terrorismo, vinculación con Al Qaeda…

Efectivamente, a diferencia del antiguo régimen iraquí, Irán ha desarrollado un programa nuclear que probaría, junto con su eventual uso con fines militares, las intenciones bélicas de Teherán. La asesora del Consejo de Seguridad Nacional y nueva secretaria de Estado de Bush, Condoleezza Rice, advirtió hace tiempo de que Washington haría todo lo posible para forzar a Irán (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.