ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2016 > 2016/06 > En las carreteras rusas, con los camioneros coléricos

Oponentes inesperados de Vladímir Putin

En las carreteras rusas, con los camioneros coléricos

¿Puede la crisis social eclipsar los éxitos diplomáticos de Rusia? El pasado otoño, las manifestaciones de camioneros contra una nueva tasa hicieron pensar que podía ser posible. Rápidamente, el Gobierno sofocó el incendio y trató a ese movimiento de pequeños empresarios proveniente de la economía sumergida con consideraciones que le niega a otras categorías de la población.

por Hélène Richard, junio de 2016

Jimki, suburbio noreste de Moscú, el pasado 7 de marzo. Una decena de camiones se encuentran estacionados delante de un centro comercial. En los parabrisas de sus vehículos pesados, los camioneros muestran carteles con las siguientes denuncias: “Aumento de los precios: la tasa sobre el transporte por carretera afecta a todo el mundo”, “Se roba a los conductores de camiones y se despoja a los jubilados”. Subiendo por un montón de pallets, se accede a un remolque que sirve de cuartel general a los conductores que siguen en huelga. El vehículo ofrece algunas comodidades: una mesa grande, un hornillo donde se cocinan unas salchichas, una impresora y un ventilador que, de repente, hace que su carcasa de hierro zumbe. Las conversaciones se interrumpen. Son las siete de la tarde, dos policías de paisano se aburren a pocos metros de allí. El “campamento” de Jimki y su homólogo de San Petersburgo (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.