ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2016 > 2016/06 > Chad, una potencia circunstancial

Un fiel aliado de Francia en el centro del tablero regional

Chad, una potencia circunstancial

En el poder desde hace 26 años, Idriss Déby Itno fue reelegido durante la primera vuelta de las elecciones presidenciales chadianas del pasado 10 de abril. Parece que esta cuestionada victoria, sobre un fondo de represión, no ha inmutado al ministro de Defensa francés, Jean-Yves Le Drian, de visita en Yamena el 29 de abril. En efecto, Chad ha sabido hacerse indispensable en la lucha contra el terrorismo en el Sahel.

junio de 2016

En unos años, la imagen típica de un Chad pobre, aislado e inestable dio paso a la de una potencia regional ascendente, indispensable para la lucha contra el yihadismo en el Sahel y en África central. Regularmente denunciado por sus violaciones de los derechos humanos por Organizaciones No Gubernamentales (ONG), el régimen autoritario del presidente Idriss Déby Itno, en el poder desde hace más de un cuarto de siglo, se beneficia del gran apoyo de Francia, ex potencia colonial, y de Estados Unidos. ¿Cómo explicar semejante metamorfosis?

País bisagra situado en la encrucijada sahelo-sudanesa, Chad “se muestra como uno de los Estados relativamente estables de esa ‘línea del frente’ que atraviesa África de Sudán a Casamance, oponiendo el norte islamizado a un sur mayoritariamente animista y cristiano”, explica el geógrafo Géraud Magrin. También representa un “espacio transitorio” entre el África negra y el mundo árabe. Esta posición estratégica se ve reforzada (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.