ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2012 > 2012/10 > El éxtasis desregulador

Nuevo estatuto de los trabajadores

El éxtasis desregulador

Ha quedado ya cristalizada, en el imaginario colectivo, la espeluznante imagen del ministro De Guindos, en posición semi inclinada, ofreciendo su “reforma laboral extremadamente agresiva” en el altar de los mercados, a modo de pavoroso sacrificio. En ese altar han comenzado a sangrar miles de despidos. Ahora que ya no resulta necesaria la autorización de la Administración ni el acuerdo con los sindicatos, sólo en el primer trimestre del año 2012, los trabajadores afectados por expedientes de regulación (ERE) no pactados han pasado de 6.958 a 16.755 personas, arrojando, respecto del mismo periodo del año anterior, un incremento del 140,8%...

por Mireia Llobera Vila, octubre de 2012

Muchas de las condiciones para el rescate financiero –a sabiendas de que éste habría de producirse tarde o temprano– se pusieron en marcha por adelantado, si nos atenemos a las declaraciones del presidente del Bundesbank en lo que respecta al mercado laboral. El pasado mes de julio, cuatro meses después del decreto ley de reforma laboral, el Parlamento convirtió en ley la mutación más substancial que haya sufrido el Estatuto de los Trabajadores desde su aprobación. Culmina así un rosario de reformas estructurales que llegan ahora al éxtasis desregulador. El legislador ha logrado penetrar, finalmente, en el núcleo duro del Estatuto de los Trabajadores a través de las grietas abiertas previamente, sin las cuales, este desmoronamiento final no hubiera sido posible.

La nueva Ley bien podría intitularse de medidas para el fomento del despido, si atendemos al extenso catálogo de incentivos económicos –reducción de las indemnizaciones, eliminación de los salarios de (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

P.-S.

LMD en español