Portada del sitio > Mensual > 2012 > 2012/10 > Palmas de oro sometidas a criba

Ecos del Festival de Cannes

Palmas de oro sometidas a criba

En Cannes, alrededor de cinco mil periodistas y técnicos de ochenta y ocho países cubren cada año un evento que presenta, en una competición oficial, unas veinte películas. La resonancia y los desafíos financieros del Festival son considerables, lo que incita a preguntarse por el sentido y las evoluciones del palmarés.

por Serge Regourd, octubre de 2012

De Cannes puede decirse que es “el más hermoso de los festivales”, para citar al cineasta Manoel de Oliveira, o bien que es “un club de directores alejado de la realidad social”, para retomar el análisis de algunos cinéfilos. Estas apreciaciones algo divergentes reflejan una realidad: año tras año, Cannes se presenta como la capital de cierta esquizofrenia. Cristaliza las contradicciones de las que el cine francés, a su manera, es emblemático: por un lado, la famosa excepción cultural, que permite los mecanismos públicos de apoyo a la cultura; por otro, la utilización de las mismas técnicas que la industria hollywoodiense, proyectos financieros y actores capaces de producir recaudaciones importantes.

Durante doce días, los festivaleros conforman un microcosmos recortado del mundo, pero se dedican al consumo de películas que para muchos cuestionan el estado del mundo, del que no hay que ser particularmente visionario para señalar que no es demasiado alegre. (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

NECESITAMOS TU APOYO

La prensa libre e independiente está amenazada, es importante para la sociedad garantizar su permanencia y la difusión de sus ideas.

Artículo anterior

Zombis e ideología

En este número

Todo el sumario