ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2012 > 2012/10 > Demasiadas cumbres destruyen el sentido de las cumbres

Un frenesí planetario de reuniones

Demasiadas cumbres destruyen el sentido de las cumbres

Durante estas últimas décadas, nuevas potencias han aparecido junto a los centros de poder históricos, dificultando todavía más la gestión de las cuestiones internacionales: comercio, medio ambiente, equilibrios estratégicos, etc. Del G20 a las conferencias sobre el clima, las reuniones multilaterales se multiplican. Pero no generan resultados espectaculares...

por Jonas Gahr Støre, octubre de 2012

Una extraña paradoja afecta a la política internacional. Vivimos una era de cooperación e intercambios sin precedentes: diplomáticos, expertos y ejecutivos comparten ideas y proyectos como nunca antes lo hicieron. Robert Zoellick, director saliente del Banco Mundial, habla del nuevo orden internacional como de un conjunto de “tenues vínculos de un sistema multilateral que une a los Estados soberanos”. Son ya incontables los nuevos organismos multilaterales, y da la impresión de que hay cumbres sobre todo y para cualquier cosa. Sin embargo, al comparar los resultados obtenidos con la intensidad de la actividad desplegada, la escasez de aquellos no deja de impactar: sea que se deplore, sea que se celebre, la ronda de Doha iniciada por la Organización Mundial del Comercio (OMC) sigue en un callejón sin salida; apenas unos ínfimos progresos se realizaron con la reforma del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, y seguimos lejos de encontrar (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.