ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2018 > 2018/07 > El espectador impaciente

El espectador impaciente

por Gérard Mordillat, julio de 2018

En el cine, el espectador contemporáneo es un hombre o una mujer apresurado. La acción debe iniciarse desde la primera imagen de la película, las secuencias deben encadenarse a la velocidad de una ametralladora pesada, los planos tienen que sucederse al ritmo del aleteo de un colibrí. El espectador contemporáneo es un niño mimado que llora y patalea si no se le concede inmediatamente su más mínimo deseo de imágenes y de sonido, y al que hay que callar con urgencia plantándole un chupete en la boca o distrayéndolo con un sonajero (incluso ambas cosas). Atrevámonos a decir que la producción de la mayoría de las películas se lleva a cabo en la actualidad bajo los auspicios del chupete y del sonajero, es decir, del Dolby Stereo elevado a la décima potencia y de efectos especiales en imágenes de síntesis para poner en escena catástrofes nucleares, guerras intersiderales, epidemias mortales, (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.