ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2018 > 2018/07 > La antroposofía: una discreta multinacional del esoterismo

Educación, sanidad, agricultura, banca: los buenos negocios de los discípulos de Rudolf Steiner

La antroposofía: una discreta multinacional del esoterismo

¿Qué tienen en común la agricultura biodinámica, una escuela con una pedagogía atípica, una gran empresa de cosméticos y una inversión en una granja eólica? Todas están vinculadas a la antroposofía, una corriente espiritual fundada a principios del siglo XX por Rudolf Steiner. Este movimiento internacional, discreto pero influyente, dispone de intermediarios económicos y políticos… hasta en el seno del Gobierno francés.

por Jean-Baptiste Malet, julio de 2018

En la cima de una colina, un monolito domina el municipio de Dornach (cantón de Soleura, Suiza): el Goetheanum. El edificio alberga la sede de la Sociedad Antroposófica Universal, fundada en 1923 por el ocultista Rudolf Steiner (1861-1925). Filósofo, teó­logo, poeta, economista, botánico, dietista, artista, historiador, escenógrafo, Steiner tampoco le hacía ascos a la arquitectura. Diseñador de este imponente edificio, también concibió varios edificios adyacentes y una escultura de nueve metros, El representante de la humanidad. El conjunto forma un campus esotérico dividido en doce secciones, una de las cuales es la de “antroposofía general”, especializada en “investigaciones sobre la reencarnación, el karma, la cristología y el estudio de las jerarquías espirituales”. Dentro del Goetheanum, el visitante puede adquirir retratos de Steiner en toda clase de formatos, así como los 354 volúmenes numerados de sus obras completas.

En lo alto de una escalera, descubrimos “la gran sala”: mil butacas, un fresco (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

Artículo anterior

El inversor no vota

Artículo siguiente

El espectador impaciente