ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2018 > 2018/07 > El sueño monárquico del primer ministro camboyano

Una oposición prohibida y una juventud desilusionada en vísperas de las elecciones

El sueño monárquico del primer ministro camboyano

Camboya, impulsada por el crecimiento y por la fiebre de las inversiones –sobre todo chinas–, tropieza con el bloqueo de la vida política. Se ha disuelto a la oposición y, en vísperas del escrutinio legislativo, al primer ministro Hun Sen, a la cabeza del país desde hace treinta años, le cuesta ocultar su ambición dinástica.

por Christine Chaumeau, julio de 2018

En Phnom Penh, la caída de la noche llega acompañada de un frescor que se agradece. Gente paseando y haciendo deporte toma por asalto la explanada del Wat Botum, muy cerca del Palacio Real. Allí, los amigos quedan para una marcha atlética, una clase de zumba o de gimnasia. A veces, varios cientos de personas se reúnen para poner en práctica complejas coreografías. En un rincón de la plaza, Bopha vende cócteles con un amigo y su hermano desde hace unas semanas. Entre las cinco y las seis de la tarde instalan un bar efímero que desaparece a medianoche. Todo un éxito. La edad media de los clientes no supera los veinticinco años. “La competencia es dura. Ya han abierto otros dos lugares de este estilo desde que estamos aquí”, asegura la joven, que gana así unos ingresos adicionales a su salario de secretaria en una fábrica textil, en la (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.