ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2010 > 2010/05 > El dilema nuclear del presidente Obama

Extremismo del pentágono, presiones de los ‘halcones’ japoneses

El dilema nuclear del presidente Obama

Mientras continúan las negociaciones entre Moscú y Washington relativas a la reducción de su armamento nuclear estratégico, Estados Unidos se prepara para hacer pública su nueva doctrina en la materia. Ésta ha sido objeto de presiones por parte del Pentágono y de los “halcones” japoneses, y debería estar muy alejada de la visión expresada hace algunos meses por el presidente Barack Obama.

por Selig S. Harrison, mayo de 2010

Unas pocas palabras elocuentes hubieran bastado al presidente Barack Obama para estar más cerca de la obtención del premio Nobel de la Paz y convertirse, a la vez, en el héroe de los militantes del desarme y en la bestia negra de los fanáticos del programa nuclear. Cuando prometió renovar y extender los acuerdos firmados con Rusia sobre el control de las armas nucleares –conocidos bajo el nombre de Tratados de Reducción de las Armas Estratégicas (Strategic Arms Reduction Treaty, START)– que disminuirían moderadamente el arsenal de los dos países, estos últimos no se sorprendieron. Pero esos “verdaderos creyentes” se preocuparon cuando, el 5 de abril de 2009, Obama declaró en Praga: “Reduciremos el papel de las armas nucleares en nuestra estrategia de defensa nacional”. Tanto más cuanto que el Presidente acababa de iniciar el muy oficial “Balance de la posición nuclear” (Nuclear Posture Review, NPR) que se establece con (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.