ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2010 > 2010/05 > La otra cara del Marruecos de Mohamed VI

Despotismo, censura y cárceles

La otra cara del Marruecos de Mohamed VI

El rey de Marruecos, Mohamed VI, hace equilibrismo sobre un trono reacio a toda reforma. Poseedor de un poder discrecional desorbitado, y bajo la mirada indulgente de sus compañeros occidentales, es considerado por sus súbditos como una especie de Dios en la Tierra.

por Ali Amar, mayo de 2010

Mohamed VI, 47 años, rey de Marruecos desde hace más de una década, proyecta todavía en Occidente la imagen de un “joven monarca moderno y abierto”. Su régimen se percibe como un modelo de transición en un mundo árabe en decadencia. Pero de hecho, bajo la capa de un Marruecos cercano a Europa y a Francia en particular, paraíso de los expatriados y de los veraneantes ávidos de exotismo a tres horas de vuelo de París, se esconde un régimen medieval donde las libertades se ven a menudo pisoteadas.

La realidad es que este “Nuevo Marruecos”, aparentemente poco agitado, está lejos de El Dorado idílico que la prensa europea alaba frecuentemente. Mohamed VI, riquísimo rey entre los pobres, gasta sin miramientos para perdurar el aura de su dinastía, mientras que sus súbditos, todavía infantilizados bajo su tutela, pagan mayoritariamente las consecuencias de una pauperización que genera un caldo de cultivo de (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

P.-S.

LMD en español