ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2010 > 2010/05 > Curas pedófilos en España

Un testimonio

Curas pedófilos en España

Los escándalos sobre los actos de pedofilia cometidos durante decenios por sacerdotes católicos se suceden en varios países: Estados Unidos, Irlanda, Alemania, etc. La actitud del Vaticano, que no ha sabido condenar y repudiar con suficiente firmeza semejantes abusos, indigna al mundo. Y resulta muy sorprendente que, hasta ahora, no abunden aún los testimonios sobre curas pedófilos en España, un país en el que la Iglesia católica, a través de algunas de sus congregaciones religiosas especializadas (jesuitas, salesianos, escolapios, clérigos de San Viator, Opus Dei, marianistas...) ejerce tradicionalmente un excesivo control sobre la educación de los menores. Mientras llegan esas revelaciones, he aquí un primer testimonio del escritor Ramón Chao sobre la fatal atracción que sentían por él, en su adolescencia, algunos de sus profesores sacerdotes.

por Ramón Chao, mayo de 2010

Don Martín era un sacerdote joven, de los de nuevo cuño, que andaba en Vespa por Madrid a lo Gregory Peck en Vacaciones romanas. Acababa de ser nombrado director espiritual del colegio Apóstol Santiago de la calle Velázquez, esquina a Don Ramón de la Cruz.

Yo llevaba dos años de interno. Había llegado a los once y cursaba bachillerato en ese colegio, y música (piano, armonía, historia de la música) en el Conservatorio de San Bernardo.

Don Martín llegó dispuesto a imponer pureza y religiosidad y misa diaria con la consecuente comunión a nuestro colegio, que hasta entonces se distinguía por su laicismo.

Algunas de sus innovaciones fueron las pláticas nocturnas y los exámenes de conciencia. Desde el primer día desplegó un sistema inquisitorial. Bastaba con que un chico se hubiera confesado con otro sacerdote (era muy celoso) o dejara de comulgar para que lo mirase fijamente y le lanzase pérfidas alusiones en (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

P.-S.

LMD en español