ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2010 > 2010/05 > Bajo las arenas bituminosas de Alberta

Oro negro contra pueblos originarios canadienses

Bajo las arenas bituminosas de Alberta

A fuerza de regalos fiscales, de ausencia de regulación y de laxismo medioambiental, los conservadores en el poder en Alberta han transformado, con la ayuda de Ottawa, el norte de esta provincia de Canadá en un supermercado del petróleo sucio que beneficia a las multinacionales y al vecino estadounidense. Se ha sacrificado el bosque boreal, así como las primeras naciones de la región.

por Emmanuel Raoul, mayo de 2010

Sólo la “ruta de hielo”, que cruza cinco ríos helados y se abre de mediados de diciembre a mediados de marzo, conduce a Fort Chipewyan, setecientos kilómetros al norte de Edmonton, capital de Alberta. Fuera de ese periodo, para llegar a esta provincia del oeste de Canadá hay que hacer el trayecto en avioneta. El establecimiento de comercio de pieles “Fort Chip”, fundado en 1788, fue la primera colonia británica en Alberta. Aunque nada obstaculiza su vista panorámica al lago de Athabasca y sus islas boscosas, el único hotel hace años que está en venta –el turismo nunca levantó vuelo–. Los periodistas que vienen hasta aquí rara vez lo hacen por la belleza o el interés histórico del lugar, sino por la tasa alarmante de cánceres: 30% superior al promedio provincial. Para muchos, el sospechoso número uno se encuentra doscientos kilómetros río arriba, ahí donde el río Athabasca serpentea en (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.