ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2008 > 2008/09 > ¿Qué porvenir para Bosnia-Herzegovina?

Después del arresto del presunto genocida Radovan Karadzic

¿Qué porvenir para Bosnia-Herzegovina?

El pasado mes de julio, después de trece años de estar prófugo, el ex líder del Partido Democrático Serbio (SDS) y ex presidente de la autoproclamada Republika Srpska de Bosnia-Herzegovina, Radovan Karadzic, fue arrestado y transferido a una cárcel del Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia en La Haya (Países Bajos). Karadzic está acusado de crímenes de guerra y de haber sido el cerebro del genocidio contra los bosnio-musulmanes cometido por las fuerzas serbias durante la guerra de 1992-1994, y en particular de la atroz masacre de Srebrenica.

Aunque esta detención era reclamada por todos los defensores de los derechos humanos, en Bosnia-Herzegovina no parece haber tenido una gran repercusión política. A pesar de la presencia de fuerzas militares europeas, las tensiones entre las tres comunidades étnicas –serbia, croata y bosnio-musulmana– que cohabitan en ese complejo Estado confederal-cantonal siguen siendo muy fuertes.

por Jean-Arnault Dérens, septiembre de 2008

En septiembre de 2006, pocos días antes de las últimas elecciones generales, se reunió en Sarajevo, capital de Bosnia, un puñado de militantes de una oscura asociación de la pequeña ciudad de Kakanj, en Bosnia central. Ante la mirada sorprendida de los transeúntes, los manifestantes lanzaron botes de pintura contra la fachada de la presidencia del Estado, antes de ser controlados de manera muy violenta por la policía. Ese “acto desesperado”, dirigido al parecer a denunciar el inmovilismo y el bloqueo de las instituciones bosnias, generó una pequeña corriente de simpatía en los círculos democráticos de Sarajevo. En los días siguientes, varias manifestaciones denunciaron la brutalidad de la policía, aunque esas movilizaciones sólo estuvieron compuestas por algunos centenares de personas.

No obstante, esos demócratas de Sarajevo no pierden una oportunidad para salir a las calles. En el invierno y en la primavera de 2008 se registraron numerosas manifestaciones a raíz del (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.