ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2008 > 2008/09 > Enfrentamiento explosivo en Bolivia

Después del referéndum del 10 de agosto

Enfrentamiento explosivo en Bolivia

Política social, “indigenismo”, autonomía, secesión… El vocabulario no es neutro en el caldero de una Bolivia amenazada de desintegración. El presidente Evo Morales, victorioso con el 67% de los votos del referéndum revocatorio del 10 de agosto, ha ganado su partida. Al mismo tiempo, los prefectos de los departamentos “autonomistas”, confortados por las mayorías obtenidas en sus feudos, no relajan la presión.

por Maurice Lemoine, septiembre de 2008

Primero, está el altiplano. Esa inmensa alta meseta acorralada contra el cielo, a cuatro mil metros de altura. El sol. Una bola de fuego que quema la piel. La sombra. Glacial como la noche. ¿Y la noche? Menos diez grados en chozas que nada puede calentar. No hay leña en el altiplano. Sólo el furioso ulular del viento contra los techos.

Algunos caseríos, algunas parcelas cultivadas, algunas praderas. Enfundados en gruesos jerséis, los indígenas con sus gorros, las indígenas con sus sombreros. Durante mucho tiempo, a pie y doblados bajo enormes cargas, las manos vacías, tristes, silenciosos, destruidos, han sufrido la ley de los más fuertes.

Con cierta regularidad, el fuego de artificio de formidables explosiones sociales los devuelve a la memoria de los poderosos.

La aldea se llama Cóndor Iquiña. No figura en los mapas. Olvidada. En especial a causa de la carretera. “El camino es ‘totalmente’ malo”. Sólo hay dos autobuses (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.