ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2014 > 2014/10 > Los habitantes de la costa excluidos del banquete democrático en (...)

Atentados y violencias sobre un fondo de antagonismos más económicos que religiosos

Los habitantes de la costa excluidos del banquete democrático en Kenia

Tomada por los turistas debido a sus playas y sus safaris, la costa keniana sufre desde hace varios meses una oleada de atentados mortales. Estos crímenes, que permanecen impunes, comienzan a hacer huir a los invesores y a las agencias de viajes. El recrudecimiento de la violencia se debería al terrorismo islamista procedente de la Somalia vecina. Pero esta explicación, demasiado cómoda, oculta las fracturas políticas y sociales que desgarran al país.

por Gérard Prunier, octubre de 2014

La noche del 15 de junio de 2014, unos cincuenta hombres armados atacan la pequeña ciudad de Mpeketoni, ubicada en la región costera de Lamu, donde Kenia construye un gran puerto en aguas profundas. La incursión obedece a un principio simple: los asaltantes van de casa en casa y matan sistemáticamente a los habitantes que no tienen apellido musulmán. Después de vencer sin problemas la tímida respuesta de las fuerzas de seguridad gubernamentales, los milicianos se entregan al saqueo y a la destrucción –negocios, un banco, coches–, dando vía libre a su propia interpretación de lo espectacular. Terminan perdiéndose en la oscuridad, dejando más de sesenta muertos tras ellos.

Cuando termina la noche, reinciden en la ciudad vecina de Maporomokoni, donde masacran a unas quince personas. Tanto en un caso como en el otro, la mayoría de las víctimas son kikuyus, miembros de una etnia cristiana originaria de la alta meseta.

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.