ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2014 > 2014/10 > Las tribulaciones de la pareja indo-afgana

Las tribulaciones de la pareja indo-afgana

Entre todos los actores de la región de Afganistán –de Pakistán a Irán pasando por China– la India es el menos visible. Sin embargo, las relaciones entre los dos países son antiguas. Y, si bien no siempre han llegado a buen término, estas se han estrechado tras la caída del régimen de los talibanes en 2001. Nueva Delhi ha invertido política y económicamente en este territorio de manera considerable. La llegada de un nuevo presidente a Kabul para reemplazar a Hamid Karzai no debería cambiar las condiciones.

por Jean-Luc Racine, octubre de 2014

Cuando el 23 de mayo de 2014 se produjo el ataque contra el Consulado de la India en Herat, la gran ciudad del oeste afgano, todos vieron allí un mensaje dirigido a Nueva Delhi: en efecto, el atentado se llevaba a cabo dos días después de la invitación lanzada por el primer ministro indio recientemente electo, Narendra Modi, a los jefes de Estado y de gobierno de Asia del Sur (entre ellos, a los presidentes afgano y paquistaní) para su ceremonia de toma de posesión, el 26 de mayo. El presidente afgano, Hamid Karzai, acusó al grupo Lashkar-e-Taiba. Con base en Pakistán, este grupo opera en Cachemira y, en ocasiones, en las grandes ciudades indias, tal como lo hizo en Bombay en 2008. El ataque era el último de una serie que tenía como objetivo los intereses indios, desarrollados con generosidad durante la extensa presidencia de Karzai (2001-2014), con el (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.