ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2018 > 2018/12 > Los gerontócratas y el diletante

Poderes frágiles en el Magreb

Los gerontócratas y el diletante

Tanto en Argelia como en Marruecos o en Túnez, la salud del jefe de Estado es una fuente de preocupación que alimenta rumores y especulaciones con respecto a la identidad real de los poseedores del poder. La edad de Beji Caid Essebsi, las enfermedades de Abdelaziz Bouteflika y del rey Mohamed VI, así como las ausencias de este último, debilitan a unos regímenes que temen su desalojo por la fuerza.

por Akram Belkaïd, diciembre de 2018

Un señor mayor enfermo e impedido, un segundo también indispuesto, pero sobre todo ausente de su país, y un tercero de edad muy avanzada, hasta el punto de no poder dedicar más que algunas horas al día a los asuntos del Estado. Así es como podríamos describir –ciertamente de manera lapidaria– la encarnación del poder en los tres países del Magreb central: Argelia, Marruecos y Túnez. En esta región que cuenta con más de 90 millones de habitantes, el 60% de la población tiene menos de treinta años. A pesar de unas condiciones de vida difíciles debidas a numerosos problemas socioeconómicos, entre ellos una tasa de desempleo que oscila entre el 15% y el 20%, el vigor de esta juventud contrasta con la apatía de sus dirigentes, aferrados al poder.

En Argelia, el presidente Abdelaziz Bouteflika, víctima de un grave accidente cerebral en abril de 2013, se expresó por última vez (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.